La OMS respalda, por primera vez, una vacuna contra la malaria

¿Qué es la vacunación y por qué es tan importante?

La vacunación es una forma sencilla, inocua y eficaz de protegernos contra enfermedades dañinas antes de entrar en contacto con ellas. Estas activan las defensas naturales del organismo para que aprendan a resistir a infecciones específicas, y fortalecen el sistema inmunitario, favoreciendo que este genere anticuerpos al entrar en contacto con el microbio invasor y recuerde, en un futuro, cómo combatir la enfermedad.

Por su parte, la malaria, o el paludismo, es una enfermedad potencialmente mortal causada por diferentes especies del parásito Plasmodium que se transmiten por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles.

Esta mata a unas 500.000 personas cada año, siendo aproximadamente la mitad de ellas menores de cinco años en África. Según datos de la OMS, sólo en 2019 se estimaron alrededor de 229 millones de casos de malaria a nivel mundial. De estos, 409.000 acabaron en muerte. Los/as niños/as de menos de 5 años supusieron el 67% de las muertes.

Más de 260.000 menores en Africa fallecen cada año por esta enfermedad.

De ahí la importancia de la vacuna

La comunidad científica lleva más de 100 años persiguiendo una vacuna contra la malaria y por primera vez en la historia un organismo internacional ha aprobado su uso.

Esta es la vacuna RTS,S, o Mosquirix, desarrollada por GlaxoSmithKline, en el Centro de Investigación en Salud de Manhiça o CISM, en Mozambique. Como valoró la doctora Kate O’ Brien, directora del departamento de Inmunización de la OMS, «es una vacuna que se ha desarrollado en África, para niños/as africanos/as y con científicos/as locales».

Tras tres décadas de investigación de esta vacuna, tras demostrarse segura y eficaz en ensayos clínicos, y tras la evaluación positiva en 2015 de la Agencia Europea del Medicamento, la OMS amparó un programa piloto para suministrarla en áreas seleccionadas de Kenia, Ghana y Malawi. Este comenzó en 2019 y dos años después, los resultados muestras que la vacuna reduce significativamente las formas graves de la enfermedad que son potencialmente mortales.

En este tiempo se han suministrado más de 2,3 millones de viales a través de los programas de inmunización rutinarios de cada país en más de 800.000 menores (mayores de 5 meses) que han recibido al menos una dosis, ya que la RTS,S se ofrece en cuatro dosis.

A pesar de que esta es una herramienta complementaria de prevención, y no la solución definitiva, «ofrece un rayo de esperanza para el continente que carga con el mayor peso de la enfermedad», como bien indica Matshidiso Moeti, directora regional de la OMS para África.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.